18 de marzo de 2013

Atraso menstrual a trazos


Siempre he compartido, muy a mi pesar, la idea del público peruano respecto a la pobre operatividad y dudosa honestidad de su policía. Sin embargo, en el fondo del conchito de ingenuidad que sobrevive en mi subconciente todavía creo que la policía peruana espera en sus oficinas para ayudar a quien sea verdaderamente víctima de las monstruosidades de la vida. Dos casos personales lo grafican: el primero sucedió hace un lustro cuando entraron por la noche al departamento en el que vivía solo y me recuperaba de una operación quirúrgica. Por la mañana, aún con la bruma de un sueño inusual en el cerebro, noté que me habían robado el CPU de mi computadora nueva, mi celular y un calentador de agua. Dejaron detrás televisor, equipo de sonido y otros trastes por el estilo, pero lo más revelador fue encontrar una tijera de mango naranja utilizada por el ladrón para cortar los cables de la computadora y que había quedado olvidada en el piso. Llevé, muy emocionado y con aires de investigador, la prueba fehaciente del crimen a la comisaría distrital sugiriendo se tomaran las huellas digitales impresas para obtener la identidad del maleante. Después de reírse de muy buena gana, algo así como quince minutos sin parar, el policía a cargo de la "investigación" me informó, seriamente al fin, que ellos no trabajaban con huellas dactilares, ni que estuvieran en una película. Mi CPU nuevo, mi celular, mi calentador de agua, y la tijera de mango naranja obsequiada por el ladrón forman parte de mi pasado, de mis anécdotas interesantes.

El segundo caso aconteció hace algún tiempo. Recorría la corta distancia que separa mi casa del centro del pueblo donde vivo y noté que los postes centrales de la autopista estaban cubiertos de pequeños carteles impresos en computadoras personales que decían secamente "ATRASO MENSTRUAL" y dos números telefónicos. De regreso a casa, indagué en internet el significado de la frase y me dí con muchos más avisos consignando teléfonos y tarifas, algunos de ellos direcciones. La solución ofrecida por esos anuncios virtuales a cualquier desorden menstrual es "inmediata y definitiva", ergo, abortos ilegales. No soy un fanático anti-aborto o pro-aborto, ni importa mi posición, lo real es que el aborto en el Perú es ilegal y aquellos "médicos" que lo practican en jovencitas angustiadas lo hacen sin ninguna garantía ni seguridad, con un porcentaje de mortandad francamente escalofriante.

Habiendo olvidado mi experiencia policial del robo a domicilio, ingenuo de mí, acudí presto a denunciar el hecho a la comisaría del pueblo, especialmente por ser la publicidad abortiva tan abiertamente obvia a los ojos de quienes velan por la ley. No se rieron de mí esta vez, pero sí me preguntaron si, por ventura, era yo una víctima. Al ser un ciudadano varón empezando los cincuenta, encontré altamente difícil ser visto como víctima de una clínica ilegal de abortos. Fue entonces mi turno de reír, sólo quince segundos, y de curiosear vanamente por posibles investigaciones en curso sobre esas clínicas de muerte. Como para deshacerse de mí, prometieron conseguirme una cita con el comisario, no sin antes insistir en la inutilidad de mi denuncia sin una víctima desangrada en brazos. Ya les contaré lo que pase en ese coloquio amical, que más allá no creo que vaya el asunto en la comisaría del pueblo.

Publicado por Juanjo Fernández Torres en El Libre Pensador.

7 comentarios:

  1. http://lima.quebarato.com.pe/lima/atraso-menstrual__7F52BF.html

    ResponderEliminar
  2. Estas hijas de puta o hijos de puta de ↑↑↑ de arriba ↑↑↑ son en su mayoría estafadores, si lo acepto, lo digo como victima ingenua que fui, mi orgullo me hizo que averiguara mas y mas para poder no recuperar mi dinero mas por orgullo mismo, y me di con la sorpresa que policías están metidos en esto cobrando cupos mensuales para que los dejen "trabajar" informando los de operativos que hacen los de la división de criminalistica en fin... cosas de nuestro Perú...

    ResponderEliminar
  3. Anónima: Tu investigación puede ser útil si iniciamos una campaña contra este tipo de criminalidad protegida por las mafias, policiales o no. Gracias por hacerme recordar la promesa pendiente de seguir ahondando en este sub-mundo que marca a tantas víctimas jóvenes de por vida. Nuestro Perú no debe aceptar que esta situación continúe, o los procesamos judicialmente o seguimos el ejemplo del Uruguay legalizando el aborto.

    ResponderEliminar
  4. Se mucho mas de lo que imaginas, pero necesito garantía alguna, para poder decir lo que se, ( lo que se son nombre apellidos de policías y estos estafadores su modo de operar y muchas veces donde paran) pero no se en quien confiar ..

    ResponderEliminar
  5. La modalidad de este "trabajo es bastante simple"

    1. comprar una "receta medica" con la persona "adecuada" y ofreciendo el precio "justo"
    2. Importar una buena cantidad de frascos de SITOTEC
    3. Coimar policías para que no los delaten, (ellos saben que van a ser delatados de todas maneras, esa es la idea)
    4. una vez que viene la policía, allí sueltan el billete grueso y el negocio tiene circulación libre,y protección policial necesaria para que estos avisos puedan ser pegados en los postes como si se regalaran garitos.

    ResponderEliminar
  6. Increíble! y yo me preguntaba porqué, por ejemplo, una mujer policía no se hacía pasar por una desesperada mujer en busca de una "solución"a su problema con la finalidad de descubrir a estos delincuentes, obtener pruebas, y encerrarlos donde corresponde. ¡Que ilusa! Para la policía, eso sería como matar a una de sus gallinas de los huevos de oro.
    Que asco que ni siquiera la vida de esas mujeres y de criaturas inocentes importe cuando de don dinero se trata!

    ResponderEliminar