1 de junio de 2011

El Estado peruano nunca debió renunciar a educar a sus niños y jóvenes.

El Perú aún se encuentra entre los peores en el ranking de calidad educativa en nuestro continente y el mundo. Ninguna novedad desde hace algunos años y muy sugerente que en el recuento de los logros del gobierno saliente no se menciona el asunto de calidad educativa, por lo menos no a través de medios de comunicación masivos que cubren las mil y un inauguraciones que los funcionarios gubernamentales en este país monta aunque sea para poner la primera piedra del kiosko de información turística de Capacmarca.
No quiero revisar aburridos números, pero es un hecho que estamos entre los peores y nos va a costar años e inversión para revertirlo. Pero creo firmemente que debemos realizar un mea culpa de por qué hemos tocado fondo en esta generación aún cuando tenemos casos aislados de estudiantes ganadores de concursos internacionales de matemáticas.
El Estado peruano nunca debió renunciar a educar a sus niños y jóvenes. Los pésimos resultados académicos en la presente generación no pueden ser sólo imputados alegremente a la educación estatal por dos razones básicas: (1) los peruanos en edad escolar estudian mayoritariamente en escuelas y colegios privados -que muchas veces conservan su alumnado acatando los deseos de los padres de familia y (2) basta una evaluación somera en la gran mayoría de universidades privadas del país para darse cuenta que los alumnos tienen un nivel de conocimientos deplorable en la mayoría de los casos, incluyendo los reclutados desde 5to de secundaria.
Puede, y debe, haber gente que no esté de acuerdo con mi opinión pero los hechos son sólidos e inequívocos para todos los que no somos ni directivos de escuelas privadas ni funcionarios del Ministerio de Educación. Cualquier profesora que tiene que lidiar con disciplina escolar a través de interminables llamados y ruegos a las madres de alumnos voluntariamente incompetentes, en lugar de aplicar códigos básicos de conducta, o el maestro que debe bajar el nivel de exámenes hasta que el 80% de los alumnos apruebe, sabe de lo que hablo. Cualquier jefe de personal de empresas privadas que no encuentre profesionales idóneos para sus procesos administrativos o productivos porque los bien preparados son muy pocos, sabe a qué me refiero.
No debe tampoco dejar de llamar la atención que Chile es el país mejor clasificado en calidad educativa (según los tests PISA de OCDE) en Latinoamérica ya que en ese país el 90% de los estudiantes asisten a escuelas y colegios estatales. Y menciono Chile para no irnos a ver los casos exitosos en Asia y Europa, aunque deberíamos. Al fin y al cabo, la educación de alta calidad es un ingrediente esencial para el desarrollo de los países y no podemos dejarla solamente al mercado privado, en donde prima la ganancia como elemento de supervivencia de las empresas educativas por encima de las reales necesidades de los alumnos. La gran deuda de todos los gobiernos desde los años 80 es proveer a sus niños y jóvenes una educación de calidad que compita con los mejores colegios privados de la nación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario