3 de febrero de 2012

Una semana más

Y se va acabando una semana como tantas otras. Sólo la podemos diferenciar por la notación calendaria que le damos para no andar más desubicados de lo que ya estamos. Y es que en esta semana 5 del año 2012 ...

... el gobierno peruano vuelve a darse cuenta que tiene otro juicio abierto por derechos humanos en una corte internacional, lástima que ya lo había perdido.
... el ex-gobernador de-facto del Perú, Francisco Morales Bermudez (el mismo que acuñó la frase del "flujo y reflujo de la economía" para opinar de cualquier cosa), es pedido vía extradición a la Argentina por algunas deportaciones de ciudadanos peruanos a las pampas gauchas el año 1978 (el no acuñó las deportaciones pero las practicó de muy buena gana, pregúntenle a los izquierdistas).
... el sistema de agua de Ica, 300 km al sur de Lima, colapsó con el último temblor, tuberías viejas y nuevas, dejando al pequeño departamento otra vez en manos de los operadores del ramo de la construcción, sobre llovido mojado.
... Gastón Acurio, el promotor más valioso de la nueva cocina peruana, siente alguna comezón porque a algún escritor peruano, con más sombras que patios soleados en sus obras, no le gusta la comida peruana. Dale Gastón, qué sabe un crítico literario de alfajores.
... el botín de Universitario de Deportes, el equipo más importante del alicaído fútbol peruano, sigue en pugna entre un par de individuos que la luchan sin cuartel al más puro estilo de los piratas del Caribe.

Y siguen más y más líneas con qué distraernos mientras que el VRAE sigue tan infestado de coca como siempre, las industrias siguen lanzando lo que no les sirve a los ríos y mares, nuestros desagües siguen alimentando a los peces costeros de nuestro país, los 900 millones de dólares robados por el fujimorismo sigue perdido en cuentas cifradas por el mundo, las empresas de agua siguen mandándonos excremento a nuestras cocinas y baños, la fuerza de trabajo en el Perú sigue perdiendo capacidad adquisitiva en medio del progreso y la vida sigue igual. No es que disfrute siendo políticamente incorrecto, es que me maravilla ver lo fácil que es distraer a un pueblo sin memoria ni agenda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario