25 de enero de 2013

Uno de los distritos más pobres del Perú

Ni corto ni perezoso, el vice ministro de minerìa peruano Guillermo Shinno Huamaní, con anuencia del titular de diálogo del PCM Vladimiro Huaroc y el ministro MINEM Jorge Merino Tafur, instaló la llamada Mesa de Desarrollo del Distrito Cañaris, Ferreñafe, Lambayeque con los representantes gubernamentales centrales y locales que su Resolución Ministerial de creación ordena diligente desde las oficinas de la Presidencia del Consejo de Ministros. Anunció también don Guillermo Shinno, premunido de información obtenida de funcionarios del Ministerio de Energía y Minas que se dieron una vueltita por Cañaris, que la población quiere el progreso de su comunidad (sic).

Los funcionarios del limeño ministerio de Energía y Minas citados por el vice ministro de minería se mezclaron de incógnito con los pobladores rurales de Cañaris a más de 2,000 msnm y no vieron protesta ni bloqueo de carretera alguno, pues quizá se entrevistaron con ciudadanos del pueblo de Cañaris en Cachachi, Cajabamba, cerquita del otrora célebre Redondo. Ignorantes de esas alentadoras noticias, la policía nacional vuelve a enfrentarse a una multitud de pobladores del pueblo de Cañaris en Ferreñafe que protestan contra supuestos atropellos futuros de una minera, información que, correcta o no, les ha sido alcanzada por grupos no gubernamentales en su distrito, su ayuntamiento, sus propias casas en Cañaris, Ferreñafe. Don Guillermo, campante agregó en una entrevista periodística desde su despacho en el distrito de San Borja en Lima, que no solo se ha instalado una mesa de desarrollo sino también un taller de capacitación para desarrollar un plan de desarrollo para Cañaris .... en Chiclayo.

Déjame entender, para poder hacer su propio proyecto de desarrollo y coordinar acciones gubernamentales para Cañaris la población deberá movilizarse a pie o caballo a través de un camino que a duras penas se ve en los mapas hasta el pueblo de Chinina en el distrito de Salas, recorrer el camino no afirmado que lleva a Marripon, continuar hasta Motupe por otro camino ya afirmado y, una vez en un camino asfaltado, alcanzar la capital del departamento, Chiclayo. Sí, el distrito de Cañaris en pleno deberá viajar una jornada completa sobre todo tipo de caminos para elaborar su propio proyecto de desarrollo en una ciudad principal de la costa. Cierto, resulta difícil seguir la ruta leyendo su descripción, imagínatela caminando.

Agradezcamos a Dios y todos los santos que el gobierno peruano cuenta con profesionales de alto nivel entre sus funcionarios, con ley incluída. No quiero ni imaginar nuestra suerte sin las acertadas decisiones de nuestros funcionarios. Quién sabe alguien sin la preparación académica requerida se le ocurre sugerir ¡que las mesas de desarrollo y talleres de formación en proyectos de Cañaris se deberían instalar y hacer en el mismo Cañaris! Peor aún, que algún despistado funcionario sin el currículum del caso proponga que se hagan mesas de desarrollo en los más pobres distritos del Perú, ¡inclusive en aquellos donde no hay ni una pizca de minerales explotables! Dios nos pesque confesaos.

La pregunta, honestamente, es saber si hay mesas de desarrollo ya instaladas en la ciudad de, digamos, Arequipa para los distritos realmente más pobres del Perú según estadísticas de INEI: Lares en Calca, Omacha en Paruro, Usicayos en Carabaya, Cuenca en Huancavelica, Coyllurqui en Cotabambas, Checca en Canas y Colquepata en Paucartambo. Y, por qué no, en la ciudad de Trujillo para las mesas de los distritos de Zapatero en Lamas, Pión en Chota y San Buenaventura en Marañón. Respuesta pendiente, don Vladimiro Huaroc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario